PAPA HAYDN

El programa que presentamos está inspirado en uno de los compositores más importantes del periodo clásico, uno de los más claros exponentes del Clasicismo vienés y representante de la Escuela de Viena, junto con Wolfgang Amadeus Mozart o Beethoven: Franz Joseph Haydn (1732-1809 ).

"Papa Haydn", tal y como se le conoce por sus importantes aportaciones a la consolidación de la sinfonía y el cuarteto de cuerda, pasó gran parte de su vida en Austria, para desarrollar, posteriormente, el resto de su carrera como músico de corte para la familia Esterházy, una de las más ricas y grandes de la aristocracia húngara. Entonces, ya era el compositor más célebre en toda Europa.

En el repertorio que ofrecemos en este programa se reflejan algunas de las piezas más conocidas y características del repertorio camerístico de Haydn; que, a su vez, sirven de espejo hacia una nueva época, en la que el advenimiento de las clases medias burguesas dio paso a un nuevo público que ansías encontrar nuevos entretenimientos. Estas nuevas capas sociales generalizaron la enseñanza de la música, que resultó en un número cada vez más creciente de aficionados que se reunían en los salones musicales (creados siguiendo el modelo de los salones literarios) o en la intimidad de los salones de las familias burguesas. Esta evolución debería tener un efecto notable y verdadero sobre el estilo y sobre las formas musicales, especialmente en
el interés despertado por la música de cámara.


Las obras que forman parte de este concierto incluyen, por tanto, Divertimenti, sonatas en trío y un extracto de los conocidos London Tríos.

Los Divertimenti catalogados como Hoboken IV, forman parte de un gran conjunto de piezas en un estilo despreocupado y alegre compuestos en 1784. Muchos historiadores de la música consideran que Haydn usó el divertimento con figura de transición para la fijación del cuarteto de cuerda a su forma clásica y para la sonata.

Los tríos compuestos en Londres entre el 1794 y en 1795 durante una estancia de Haydn en la capital inglesa, una vez liberado de su cargo de compositor en la casa Esterházy, estaban escritos en su origen para dos flautas y violonchelo, pero muy a menudo se tocan con flauta y violín para reforzar los contrastes entre las dos voces superiores.

Así pues, nos trasladamos a través de este programa en el que podría haber sido una velada cualquiera en uno de los salones privados del Clasicismo.

 

 

Laura Sintes

traverso

Eva Febrer

violín

Dimitri Kindynis

violonchelo